Compaginar estudios y trabajo, sólo es posible si sigues estas sugerencias

En muchas ocasiones, hemos conocido a personas que dividen su tiempo en estudios y trabajo. Esto es más frecuente de lo pensado, sin embargo, también son muchas las historias de fracaso en este sentido, ¿a qué se debe esto? ¿Cómo intentar llevar un estilo de vida similar y no rendirse antes de tiempo?

El ritmo competitivo a nivel laboral que se vive actualmente, es innegable, cada vez son menos las plazas laborales que se ofertan, y los puestos son ocupados por las personas más preparadas para ejercer los roles correspondientes. Es por ello, casi una obligación continuar los estudios de superación profesional.

Ahora bien, se debe diferenciar las dos principales situaciones que se presentan en este sentido. En primer lugar, se encuentran los jóvenes que queriendo estudiar para aspirar en un futuro una mejor calidad de vida, no cuentan con los recursos necesarios para ellos, y se disponen a realizar trabajos en paralelo a los estudios, que le permitan costearlos.

En segundo lugar, hallamos a los jóvenes y no tanto, que ya contando con un empleo, desean por razones personales o laborales, subir un peldaño más en su preparación educativa y por ello, toman la decisión de retomar los estudios, sin dejar de trabajar por supuesto.

Pues bien, independientemente de las razones y situaciones por las cuales una persona, decide estudiar y trabajar al mismo tiempo, siempre es buena idea considerar algunos consejos que ayuden a mejorar su ritmo de vida y la calidad de sus actividades en ambos sectores.

Planifica con anterioridad

Es necesario, que la decisión de estudiar y trabajar al mismo tiempo, obedezca a intereses personales, y bien pensada en relación a sus pros y contras, pues la motivación lo es todo. No se debe decidir por impulso, por imposición de alguien más y sin evaluar bien las consecuencias, responsabilidades y roles que se asumirán. Además, se debe tomar en consideración, las actividades que se llevaran a cabo, la distribución de los tiempos, espacios para estudiar y trabajar.

Organiza tu tiempo

Muy relacionado con el aspecto anterior, pues forma parte del mismo. Implica, distribuir de manera óptima el tiempo que se destinara para el trabajo y el que se orientará a las actividades educativas. Y es que, si bien es cierto que los estudios no deberían entorpecer el normal desenvolvimiento laboral, también lo es, que en horas de estudio, todo lo relacionado al trabajo debe dejarse de lado. Es decir, se deben respetar los tiempos.

Relájate y aprovecha el tiempo libre

La meditación, el yoga, escuchar música, hacer deportes, practicar alguna actividad que sea de tu agrado o hobbies. Es necesario, que cada semana, tomes un espacio para la sana distracción y disfrute. Y es que no se trata de un lujo, sino más bien de una necesidad, que si la satisfaces efectivamente, tu cuerpo y emociones te lo agradecerán. Pues de esta manera, dejas de lado el estrés que tanto agobia a las personas hoy en día.

Mantente motivado

Los errores, no deben ser motivo de frustraciones, sino razones para luchar con más ahínco para corregirlos. Es por ello, que en el transitar de estudios y trabajo al mismo tiempo, nadie dijo que sería fácil, pero tampoco es imposible.

En ocasiones, probablemente, sentirás que no podrás más, que llegaste a tu límite. Pero antes de darte por vencido, hazte a un lado, respira profundo, despeja la mente y luego, con la mente ya más tranquila, evalúa los pro y contras de tu estilo de vida, los beneficios que seguramente a futuro lograras, proyéctate y conseguirás la motivación necesaria para continuar.